Al derrotar al griego Stefanos Tsitsipas por 6-3, 7-6(4), 7-6(5)

MELBOURNE, AUSTRALIA, a domingo 29 de enero de 2023. Novak Djokovic dio un paso más hacia la eternidad este domingo en Melbourne. El serbio consiguió llegar a los 22 títulos grandes de Rafael Nadal al derrotar a Stefanos Tsitsipas por 6-3, 7-6(4), 7-6(5) en la final del Abierto de Australia, conquistando así por décima vez el primer Grand Slam de la temporada (2008, 2011, 2012, 2013, 2015, 2016, 2019, 2022, 2021, 2023).

Con su triunfo, además, Djokovic recuperó el número 1 del Pepperstone ATP Rankings, reemplazando a Carlos Alcaraz en lo más alto de la clasificación.

“Este es uno de los torneos más complicados que he jugado en mi vida”, dijo Djokovic, que no pudo estar en Melbourne en 2022 y llegó al torneo de este año con un problema en el tendón de la corva izquierdo. “No jugué el año pasado, volví este año. Quiero agradecer a todas las personas que me hicieron sentir bienvenido. Hay una razón por la que he jugado mi mejor tenis en esta pista, frente al legendario Rod Laver. Muchas gracias por estar presente esta noche”.

“Es un viaje largo. Todo mi equipo y mi familia saben por lo que hemos pasado en las últimas cuatro o cinco semanas y esta es probablemente la mayor victoria de mi vida”.

Con un balance de 9 finales disputadas en el torneo y 9 finales ganadas, Djokovic salió a la pista con la confianza por las nubes, pero otra estadística impulsó al serbio hacia la victoria: dominar por 10-2 el ATP Head2Head ante Tsitsipas, con nuevo triunfos consecutivos ante el griego, uno de ellos en la final de Roland Garros 2021.

En aquella ocasión, Djokovic fue capaz de remontar un 0-2 para terminar conquistando la Copa de los Mosqueteros, mientras que Tsitsipas se quedó a un paso de la gloria, extrayendo seguramente conclusiones para el próximo gran enfrentamiento con el serbio.

Ante una grada repleta de aficionados serbios y griegos, ambos jugadores se lanzaron a la conquista del título en Las Antípodas.

NOVAK DJOKOVIC

Tsitsipas comenzó el partido salvando dos bolas de break, con Djokovic presionando desde el arranque para conseguir marcar distancias en la final. Sin embargo, el griego no pudo contener a su rival mucho tiempo más: el serbio rápidamente se distanció en el marcador, colocándose 4-1 en apenas 20 minutos y metiéndose el primer set en el bolsillo, yendo a remolque desde el principio.

Así, Djokovic se hizo con la primera manga exhibiendo una brillantez impresionante, y dejando a Tsitsipas sin opciones en todas las facetas del juego, anulándole completamente en ese tramo de la final.

Persiguiendo nivelar la batalla, el griego subió su nivel en los primeros juegos del segundo set, dando lugar a una encarnizada pelea entre ambos que hizo las delicias de los aficionados.

Después de llegar al desempate, Djokovic apretó los dientes y se anotó también el segundo parcial, dándole un bocado casi definitivo a la gran final ante un Tsitsipas maniatado por el poder de su contrario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *