«Estoy cansado, decepcionado», dijo al terminar el duelo de segunda ronda

MELBOURNE, AUSTRALIA, a miércoles 18 de enero de 2023. La imagen habla por sí sola. Con la bolsa al hombro, paso lento y cabizbajo, Rafael Nadal encara el túnel de vestuarios. La estampa se produce después de que los problemas físicos volviesen a ser protagonistas en su derrota en un Grand Slam. Esta vez la cadera le impidió competir a su máximo nivel frente a Mackenzie McDonald.

El defensor de la corona y principal favorito se negó a retirarse, cuando aparecieron las molestias en el segundo set. Y por un marcador de 6-4, 6-4, 7-5 acabó cediendo ante el estadounidense en la segunda ronda del Abierto de Australia.

“Estoy cansado, triste, decepcionado”, expresó Nadal después del partido en la sala de prensa. “A partir de aquí, supongo que cuando las cosas avancen se tomarán las decisiones adecuadas, porque quiero seguir jugando a tenis. Dicho esto, no penséis que quiero dar un paso atrás, no es el caso, pero mis sensaciones actuales son malas”.

El español de 36 años se sinceró sobre una situación que cada vez se ha hecho más habitual. En los últimos tres Grand Slam ha terminado con importantes molestias físicas, que han conllevado un tiempo considerable de recuperación.

“Es evidente que es otra vez, que en los últimos tres Grand Slam no he podido terminar ninguno en condiciones: dos roturas de abdominal, aquí no sé qué pasa en la cadera…”, recordó el campeón de 22 Grand Slam. “Podemos venir aquí, poner buena cara —que lo hago— y aceptar las cosas —que también lo hago— pero uno no tiene que engañarse a sí mismo y hacer un discurso optimista cuando no lo es a día de hoy”.

Tan solo una hora después de despedirse del Abierto de Australia, el balear no podía esconder su decepción: “Nunca he estado en condición de quejarme. La vida me ha dado y me da tantas cosas positivas que no tengo derecho a quejarme, pero es evidente que van sucediendo cosas y a nivel deportivo el vaso se va llenando y llega un momento dado en el que el agua puede salir por fuera. Hay que ser realistas”. (ATP).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *